Home Astronomía
Astronomía

Aumentos necesarios para visualizar Astros

Todos nos hemos preguntado alguna vez cuantos aumentos necesitamos para poder ver ciertos objetos en el cielo con nuestro telescopio es por ello que esta información les será de mucha utilidad.


MERCURIO y VENUS
Ambos muestran fases, similares a las de la Luna. Venus se ve de un tamaño importante. Es conveniente mirarlos con un mínimo de 50x al máximo posible. Con filtros azules, se mejoran los detalles de las nubes de Venus, aunque siempre son difíciles de ver. MARTE
Es un planeta pequeño, por lo que también se ve pequeño al telescopio. Se pueden ver, principalmente durante las oposiciones (mínima distancia a la Tierra), algunas manchas superficiales, y los polos blancos de nieve de agua y hielo seco. El aumento mínimo para la observación es 100x. Con un filtro azul se mejora la visión de las nubes. Con un filtro rojo, los detalles superficiales.


JÚPITER
Este planeta se ve “achatado”. Normalmente, se ven al menos dos bandas, que son nubes paralelas al ecuador jupiteriano. Aumento mínimo: 80x. Con un filtro azul, se pueden realzar detalles en las nubes, y detectar más fácil- mente la Mancha Roja. Se pueden ver 4 de sus satélites, aun con binoculares. SATURNO
Después de la Luna, es lo más espectacular para ver. Con sólo 50x, ya se empiezan a ver los anillos, aunque para verlo correctamente, se requieren al menos 100x. Con telescopios de más de 70 mm de diámetro, se ve una de las divisiones del anillo, la División de Cassini. Su satélite más grande Titán, ya es visible con 60 mm de diá metro. Con 110 mm., se ven 5 satélites má́s.


URANO, NEPTUNO y PLUTÓN
Se ven muy pequeños, con telescopios de más de 50 mm. (de hecho Urano puede lograr ser visible a simple vista, en condiciones excepcionales). Son de color azul-verdoso. Plutón solo es visible con telescopios de más de 200 mm de diámetro. En ninguno de los tres es posible ver detalles superficiales ni sus lunas. ASTEROIDES
Se ven como estrellas, que lentamente se mueven contra el fondo del cielo. Con un telescopio de 110 mm se pueden ver 300. COMETAS Los hay visibles, como el Halley, a simple vista. Lo ideal es verlos con bajo aumento o con binoculares. Los débiles que son la mayoría requieren telescopios para su correcta observación.


LA LUNA
Es lo que mejor se ve, con cualquier telescopio y con cualquier aumento. El mejor momento para verla es en cuarto creciente o menguante, no en Luna Llena.Tiene cráteres de hasta 200 km de tamaño. Con un telescopio de 114 mm., se pueden ver detalles de hasta 3 km. de tamaño. LAS ESTRELLAS.
Siempre se ven como puntos, aún con el telescopio espacial. A pesar de que no se ven como discos, se pueden notar fácilmente los colores, estrellas dobles (dos o más muy juntas, muchas de las cuales giran una alrededor de la otra, como un sistema solar pero de estrellas) y variables (cambian de brillo en el tiempo).

CÚMULOS DE ESTRELLAS Y NEBULOSAS y GALAXIAS
Se los llama ‘objetos de espacio profundo’. Se pueden ver perfectamente, siempre y cuando no nos den luces directamente a los ojos, siempre como manchas luminosas. Las galaxias también son visibles, principalmente si estamos alejados de las luces de la ciudad.

 

Tránsito de Venus

TRÁNSITO DE VENUS

El Tránsito de Venus ocurre cuando el planeta se interpone entre la Tierra y el Sol de tal manera que podemos observar la silueta del mismo sobre el disco solar. Debido a su movimiento de traslación observamos como el planeta se desplaza lentamente a través de la cara visible del Sol. Antecedentes

Los tránsitos del planeta Venus son muy raros. De hecho, desde la invención del telescopio hace mas de 400 años solo han ocurrido siete (1631, 1639, 1761, 1769, 1874, 1882 y 2004). El próximo ocurre en el 2012 y, luego de este ciclo, no ocurrirán tránsitos de Venus hasta el 11 de diciembre de 2117. Esto se debe a que los tránsitos de Venus ocurren en parejas separados por 8 años y ciclos de 121,5 y 105,5 años.

Visibilidad del Tránsito en la Tierra

 

 

El tránsito ocurrirá el 05 de junio del 2012 y se podrá observar desde toda la República Mexicana. Sin embargo, solo podrá observarse durante el atardecer ya que el ocultamiento del Sol detrás del horizonte impedirá ver el momento en que Venus se encuentra en el centro del tránsito (en el horario del Centro de México) y el final del evento (en el horario del Pacífico y Centro de México). Mientras más al Oeste y al Norte nos traslademos, más tiempo podremos ver el tránsito, haciendo las playas del Pacífico y la península de Baja California lugares idóneos para su observación. Dependiendo de la región de observación en el país, se podrá apreciar durante 1 hora y media hasta tres horas. El primer contacto es cuando los discos de Venus y el Sol parecen tocarse por primera vez. El ingreso total es cuando todo el disco de Venus parece estar dentro del Sol. El centro del tránsito es el ingreso máximo aparente de Venus al Sol. El egreso inicial es cuando los límites de los discos del Sol y Venus parecen tocarse de nuevo. El egreso total es cuando el disco de Venus ha dejado por de cubrir una porción del Sol.

La visibilidad del tránsito sobre el globo terráqueo depende de la ubicación del observador. El tránsito del 2012 se podrá observar en su totalidad desde el noroeste de Norteamérica, Hawái y el Pacífico occidental, el norte y sureste de Asia, Australia oriental y Nueva Zelanda. El Sol se pone mientras el tránsito esta en progreso en la mayor parte de Norteamérica, América Central y el Caribe y el noroeste de América del Sur incluyendo a Venezuela. Igualmente, el tránsito esta en progreso cuando sale el Sol en Asia Central, Medio Oriente, Europa y Africa oriental. El tránsito no será visible desde Portugal, el sur de España, Africa occidental y la mayor parte de América del Sur

 

Eclipse de Luna en junio

Eclipse de Luna

Eclipse de Luna
 
Hora
Primer contacto con la penumbra 03:57,4
Primer contacto con la sombra 05:17,0
Medio del eclipse 06:38,5
Último contacto con la sombra 07:59,9
Último contacto con la penumbra 09:19,5

El eclipse de luna parcial tiene lugar cuando solamente una parte de la Luna penetra en el cono de sombra y se oscurece. La extensión del eclipse parcial puede fluctuar desde una fase casi total, cuando la mayor parte de la Luna se oscurece, a un eclipse menor cuando sólo se ve una pequeña zona de sombra de la Tierra al pasar la Luna.

Históricamente, el primer indicio que se tuvo del perfil de la Tierra fue al ver su sombra circular pasando a través de la cara de la Luna.

Eclipse de Luna

Cometa visto en el mes de junio

Cometa en junio

Un nuevo cometa podrá ser observado a simple vista desde la Tierra durante las próximas semanas. El cometa C/2009 R1 McNaught descubierto por el astrónomo Robert McNaught el pasado septiembre desde el telescopio Uppsala Schmidt. Este es el cometa número 51 que descubre y que lleva su nombre.
Se trata de un fenómeno brillante que se verá por la madrugada.
El cometa ya es visible para aquellos que viven en zonas alejadas de núcleos urbanos y con poca iluminación. A mediados de este mes, se convertirá en un blanco fácil para la mayoría debido a su progresivo acercamiento al Sol, que culminará el 2 de Julio, cuando logre su máxima aproximación, a 60 millones de Km.
Los expertos recomiendan a los aficionados a la astronomía que quieran disfrutar de la aparición que se levanten alrededor de las 3:30 am pues el cometa se mueve actualmente en la constelación de Perseo, que a esa hora se encuentra bajo en la parte noreste del cielo, así que hacia ese punto hay que dirigir la vista. Pasará al sur de la estrellas Mirfak por el 14 de Junio. Ambos objetos se situarán a 20 grados sobre el horizonte en el noreste. Entonces será todavía difuso, un parche circular de luz con un color verdoso tenue, así que podrán resultar muy útiles unos binoculares o un telescopio pequeño. Después del 15 de junio, el cometa se deslizará rápidamente y pasará cerca de la brillante estrella Capella, en la constelación de Auriga, el día 22. Entonces todavía será visible.

 

Trasbordadores

Atlantis

Trasbordadores

Los trasbordadores, que han realizado misiones desde 1981, serán sacados de circulación para ser llevados a museos. Se le ha pedido a la NASA que le dé a empresas privadas la tarea de llevar a los astronautas de la EEI y que se concentre en sus esfuerzos por desarrollar vehículos que alcancen objetivos más distantes. Faltan aún otras tres misiones de trasbordadores, incluyendo la final del Atlantis. El Discovery tiene previsto un vuelo fines de septiembre y el Endeavour será el encargado de cerrar el programa en noviembre. El lanzamiento del viernes 14 de Mayo fue el número 32 para el Atlantis. Entre los logros más importantes de sus 25 años de servicio se incluyen el lanzamiento de sondas interplanetarias y sus visitas a la estación espacial rusa Mir, cuya frecuencia batió un récord.

Atlantis
 

9M montura Tasco

9M Montura versátil

La montura 9M de Tasco, nos sirve para adaptar cualquier tipo de teleobjetivo, binocular, monocular de visión nocturna e incluso una cámara fotográfica digital o reflex!!! Ya que cuenta con una entrada universal para adaptar cualquiera de estos artículos no importando la marca o modelo. Estas nos sirve para aquellos que son prácticos y prefieren las cosas “transportables”, ya que con este nos evitamos cargar un trípode y lo podemos adaptar a ventanas o superficies de hasta de 22mm de grosor. Cuenta con una palanca de 2 movimientos, arriba-abajo e izquierda-derecha, para encontrar cómodamente el objetivo y una vez que lo tenemos en la mira, lo fijamos con el freno para que no tenga juego alguno. Nos quedan pocas piezas y están al 50% de descuento en oportunidades de primavera, recuerda que tenemos hasta el último día de junio para aprovechar estas promociones.

Montura 9M Tasco Montura 9M Tasco
 

Oculares para telescopios

La importancia de los oculares para telescópios

La venta a un cliente no termina con la adquisición del telescopio, tienen oportunidad de ofrecerle más accesorios como los son los oculares. Cada telescopio está equipado con 1, 2 ó 3 oculares dependiendo del modelo pero pueden adquirir otro tipo de oculares, otra marca u otra medida, todos disponibles.

Existen diferentes medidas: 4, 6, 10, 12.5, 20, 25, 32 mm, etc las cuales proporcionan la potencia que tendrá el telescopio, los oculares más pequeños (4mm) son los que proporcionan mayor potencia y viceversa los oculares más grandes (32 mm) proporcionan una menor potencia, por esta razón es tan importante tener varias medidas al alcance ya que no siempre se necesita mucha potencia para poder observar algo, pues a mayor potencia menor campo de visión y la imagen se puede llegar distorsionar un poco.

También existen diferentes calidades: Hugiens, Plössl, Omni, Última LT, etc. , los cuales van a proporcionar diferentes tipos de calidad en la imagen.

oculares para telescopios

Cada vez que se hace el cambio de un ocular a otro se debe volver a enfocar para obtener una imagen clara. Para los que quieren evitar esto tenemos los oculares parafocales, (Ultima LX), esto quiere decir que no es necesario enfocar cada vez que se cambia de ocular, estos a su vez nos va a dar una imagen con mucha mejor calidad y nitidez al mismo tiempo que un mayor campo de visión.

Es importante mencionar siempre que cualquier ocular de cualquier marca puede ser utilizado con todos los telescopios sin importar la marca de este, siempre y cuando sean de la misma salida ocular (salida ocular=donde ponemos nuestro ojo para ver la imagen), en la mayoría de los casos es de 1.25” a excepción de los telescopios infantiles que son de 0.965” y los telescopios de 2”. Este dato lo pueden consultar en el catálogo general.

 

El Cielo de Mayo

Solo dos estrellas verdaderamente brillantes lucen en el centro del cielo durante este mes: Arturo (Arcturus) y la Espiga (Spica), ambas próximas al meridiano. Presentan un contraste de color notable, ya que Arturo es naranja y la Espiga exhibe un blanco puro. Ambas son gigantes una fría, la otra muy caliente. Mayo es el mejor mes del hemisferio norte para vislumbrar algunas de las estrellas del Centauro, que luce bajo por el horizonte sur.

Arturo, es la tercera estrella más brillante del cielo nocturno con una magnitud visual de -0,04, después de Sirio y Canopus considerando juntas las dos componentes principales de Alfa Centauri, que no se pueden resolver a simple vista. Se trata, por lo tanto, de la estrella más brillante del hemisferio celeste norte. Su constelación es Boötes, “El Boyero”, también conocido como el guardián de los osos por que va detrás de la Osa Mayor y la Osa Menor por el cielo. Se identifica a menudo con Árcade, hijo de Zeus y de la bella ninfa Calista, una de sus numerosas conquistas amorosas.

Espiga o Spica (Alfa Virginis / α Vir / 67 Vir / HD 116658 / HR 5056), es la estrella más brillante de la constelación de Virgo, y la decimoquinta más brillante del cielo nocturno. De magnitud aparente +1,04, se encuentra a 260 años luz de la Tierra. Se piensa que Hiparco de Nicea descubrió la precesión de los equinoccios a partir de los datos obtenidos de Espiga.

El cielo de mayo 2010
 

El Cielo en Abril

El Cielo en Abril

En este mes, Leo luce alto en el cielo. Pero la mayoría de las constelaciones que avanzan desde el este son mucho más débiles, de modo que a simple vista el firmamento se muestra bastante vacío.
Dominan dos constelaciones, la Hydra, mística serpiente con numerosas cabezas y exhalaciones venenosas que Hércules mató en el segundo de sus 12 trabajos; luego mojó sus flechas en la sangre de la Hydra y las convirtió en armas mortales. Esta constelación se extiende por más de una cuarta parte del perímetro de la esfera celeste. Es la más grande de las 88 constelaciones modernas, con un área de 1303 grados cuadrados. A pesar de su tamaño, en Hidra hay sólo una estrella razonablemente brillante, Alfard (α Hya /30 Hya), de magnitud aparente 1,99.


Y Virgo, que se representa a menudo portando dos gavillas de trigo, una de ellas señalada por la brillante estrella Espiga o Spica (α Virginis), ‘la espiga’ de los agricultores medievales. La localización de Virgo es fácil gracias a esta estrella, que se encuentra siguiendo la curva que va desde “el carro” (Osa Mayor) hacia Arturo (α Bootis) y continuando dicha curva hasta llegar a Espiga. Otras estrellas brillantes en la constelación son β Virginis (Zavijava), γ Virginis (Porrima), δ Virginis (Auva o Minelava) y ε Virginis (Vindemiatrix).

Debido a la presencia del cúmulo de galaxias denominado Cúmulo de Virgo dentro de sus límites —entre 5° y 10° al oeste de Vindemiatrix— esta constelación es especialmente rica en galaxias. Once galaxias del catálogo Messier se localizan en los límites de Virgo.

Estas constelaciones son las dos más extensas del cielo.

 

La Luna y sus mitos

La Luna y sus mitos

La Luna y sus mitos

Desde que el tiempo es tiempo y la humanidad, humanidad, la Luna se ha reservado un lugar en el misticismo, en la Historia de las leyendas y los mitos. No hay que ir más lejos que a los hombres-lobo, que se convertían en monstruos cuando había luna llena. De hecho, una de las frases que más se oyen cuando el día (la noche, mejor dicho) está un poco loco es: “será luna llena“. Es usada por policías, equipos de emergencias, psiquiatras, y un largo etcétera.
He aquí algunos estudios que no han encontrado conexiones:
La epilepsia: mientras que los pacientes que sufrían epilepsia afirmaban encontrarse con más dificultades los días de luna llena, los expertos diagnosticaron que la mayoría tenía problemas con cosas místicas, por lo que no había una explicación científico-médico para ello.
Las visitas a psiquiátricos no cambiaba entre un día de luna llena y uno normal, a pesar de lo que se cree.
Hay algunos estudios que tratan de probar alguna conexión con otros comportamientos. La menstruación de la mujer es uno de los más llevados a estudio, y hay alguno publicado que trató de justificar que el 40% de las mujeres tenían la menstruación dentro de las dos semanas cuyo día central estaba marcado por la luna llena. Bien, entonces el 60% no. Otro tema tratado es el de los animales, que se cree que se vuelven locos, y algún estudio británico demostró que las emergencias relacionadas con mordeduras de animales se elevaban hasta el doble cuando había luna llena.

Por otro lado un mito que deja de ser mito debido a que está comprobado por estudios, es que la luna tiene influencia directa con las mareas. La Luna, al estar mucho más cerca de la Tierra que el Sol, es la causa principal de las mareas. Cuando la Luna está justo encima de un punto dado de la superficie terrestre, ejerce una fuerza de atracción del agua, que, por lo tanto, se eleva sobre su nivel normal.
El agua que cubre la porción de Tierra más lejana de la Luna también está sometida a atracción; se forma así otra elevación que proporciona el fundamento de una segunda onda. La cresta de onda situada bajo la Luna se llama marea directa, y la del lado diametralmente opuesto de la Tierra se llama marea opuesta. En ambas crestas, prevalece la condición conocida como de marea alta, mientras que a lo largo de la circunferencia formada por las zonas perpendiculares al eje de mareas directa y opuesta se producen fases de marea baja.
Bueno… Aunque no se puedan comprobar los mitos que rodean a la luna sabemos que siempre resulta un placer observarla ya sea a simple vista o con un telescopio.

 

Sabes por qué el cielo es azul?

Por qué el cielo es azu?Sabes por qué el cielo es azul?

Las partículas y moléculas que se encuentran en suspensión en la atmósfera actúan de filtro de las radiaciones solares. Los rayos ultravioletas son absorbidos en las capas altas de la atmósfera, que sólo dejan pasar las radiaciones que se encuentran por encima de su longitud de onda: azules y algún violeta tenue, los colores con los que usualmente vemos el cielo. Los cambios meteorológicos influyen sobre las radiaciones solares y, por tanto, también en la coloración celeste. Los cielos rojos al atardecer obedecen al mismo fenómeno.

 

El cielo del mes - Dicembre 2009

El cielo del mes En este mes, el día 21, a las 17:46 TU, el sol alcanza su máxima posición boreal, alcanzando su punto más alejado al sur del ecuador celeste, dando paso al invierno en el hemisferio norte, y al verano en el hemisferio sur. El solsticio es aquel instante en que el Sol se halla en uno de los dos trópicos, en este caso, en el trópico de Capricornio. El solsticio de diciembre hace, en el hemisferio boreal, que el día sea más corto y la noche más larga del año; y en el hemisferio austral, la noche más corta y el día más largo (cambio de estaciones).


Reyes Magos y la estrella de Belén

En las latitudes norte, las constelaciones de Orión y Taurus serán las protagonistas de estas noches, La Vía Láctea cruza desde Orión hasta la constelación de Aquila, pasando por Auriga, Perseus, Cassiopeia, Cepheus y Cygnus. Aparece en los cielos el triángulo de invierno, formado por las estrellas Sirius (de Canis Major), Procyon (de Canis Minor) y Betelgueuse (de Orión).

Durante este mes podremos disfrutar de la considerada como mejor segunda lluvia de estrellas del año, las Gemínidas, con radiante cercano a la estrella Cástor, la cual alcanza su máximo alrededor del día 14, pudiendo alcanzar una frecuencia de 2 meteoros por minuto.

Este año tendremos la suerte que la luna se encontrará en su fase nueva, así que el espectáculo está servido. Son meteoros de velocidad moderada que radian de la constelación de Géminis. Aunque su declinación (+33º) la convierte en una lluvia de meteoros septentrional, su ascensión recta permite su visibilidad desde antes incluso de la medianoche.
Además de ser un magnífico momento para observar M42 (Las Pléyades, en Taurus), en la constelación de Perseus también podremos divisar el cúmulo de las Hyades en Taurus (Mel 25), así como el cúmulo alfa de Persei, o Mel 20, en torno a su estrella central Mirphak . También es una magnífica ocasión para observar el doble cúmulo de Perseus, formado por los cúmulos NGC 869 y NGC 884.

 

Los Reyes Magos y la Estrella de Belén

Reyes Magos y la estrella de Belén

¿Fue una invención o existió en realidad? ¿Qué vieron realmente Gaspar, Melchor y Baltasar?... Existen curiosas hipótesis que incluyen novas, cometas y explosiones de estrellas. Sin embargo, ninguno de los intentos científicos ha logrado llegar a la verdad.

Según el Evangelio de San Mateo (2, 1-9), una estrella guió a los Reyes Magos hasta Belén... “... ¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido?... Porque su estrella hemos visto en el oriente y venimos a adorarlo... Y he aquí la estrella que habían visto en el oriente, iba delante de ellos, hasta que llegando se detuvo sobre donde estaba el niño...

¿Qué fue exactamente este fenómeno celeste?

San Mateo no nos da prácticamente ninguna pista al respecto, por lo que hasta hoy sigue abierto el debate sobre la naturaleza de aquella señal celeste. La astronomía moderna ha intentado de muchas formas develar este misterio, lo que ha dado lugar a diversas hipótesis que intentan explicar aquella aparición. El problema principal se centra en encontrar una manifestación astronómica lo suficientemente notable, y a la vez cercana a la fecha que se supone nació Jesús. Aquí entramos a la primera gran dificultad, porque se desconoce con exactitud cuándo ocurrió ese nacimiento, aunque suele datarse entre los años 6 y 4 a.C., ya que debió haber ocurrido en vida de Herodes, de acuerdo al Evangelio de San Mateo.

¿Qué vieron los Reyes Magos?

El primer hombre que dio a conocer una teoría acerca de la verdadera identidad de la estrella de Belén fue nada menos que el astrólogo alemán Johannes Kepler. Él, en 1603, observó una conjunción de Júpiter y Saturno en Sagitario, seguida al año siguiente por un agrupamiento triangular de Marte, Júpiter y Saturno.

El 26 de septiembre de 1604 Marte entró en conjunción con Saturno, y el 9 de octubre con Júpiter. El 10 de octubre Kepler descubrió un nuevo astro entre Júpiter y Saturno, tan brillante como el primero de estos dos: se trataba de una Nova.

¿Aún no entiendes?... La cosa es que Kepler estimó que cada 800 años la conjunción de Júpiter y Saturno ocurre en la misma posición respecto del equinoccio vernal; y calculó una triple conjunción para el año 7 a.C.
Supuso entonces que la triple conjunción del año 7 a.C, seguida de un agrupamiento de Marte, Júpiter y Saturno en el año 6 a.C había producido, igual que en 1604, un nuevo astro... y ese milagroso nuevo astro o nova sería la estrella de Belén.
Pero he aquí el problema: la aparición de una nova no tiene nada que ver con las posiciones de los planetas. No obstante, esta hipótesis es la más aceptada, ya que es la que se ajusta más a la teórica fecha del nacimiento de Jesús.

 

¿ Se puede comprar la luna ?

En 1953, el abogado chileno Jenaro Gajardo Vera registró la propiedad de la Luna pagando 42,000 pesos de la época.

Para lograr su objetivo, publicó 3 avisos en el Diario Oficial, requisito que fija la Ley chilena para dar la oportunidad de que alguien que ya tuviera algún derecho sobre la Luna pudiera ejercerlo y como nadie lo hizo procedió a inscribirla como su propiedad en el Conservador de Bienes Raíces de Talca previo desembolso de 42.000 pesos chilenos de aquella época. Se oficializó la escritura el 25 de septiembre de 1954.

Ese día se presentó ante el Notario de Talca, César Jiménez Fuenzalida y pidió dejar constancia de que se declaraba dueño de la luna, para lo cual acreditaba que lo era desde antes de 1857 (fórmula legal utilizada en esos tiempos para sanear terrenos sin título de dominio) del satélite natural de la tierra, describiendo sus medidas y límites.

Existe la leyenda urbana de que el presidente estadounidense Richard Nixon tuvo que pedirle permiso para el alunizaje de la Apolo 11 en 1969.

Sin embargo, en 1967 se firmó un tratado en las Naciones Unidas que prohíbe la compraventa de objetos exteriores a la Tierra, a pesar de lo cual, en 1980, el estadounidense Dennis Hope formaliza de nuevo en una oficina del registro de San Francisco la “compra” de la Luna, dedicándose desde entonces a vender “parcelas” en suelo lunar.

 

¿Sabes cómo se originó el universo?

Edwin Hubble descubrió que el Universo se expande. La teoría de la relatividad general de Albert Einstein ya lo había previsto. Se ha comprobado que las galaxias se alejan, todavía hoy, las unas de las otras. Si pasamos la película al revés, ¿a dónde llegaremos? Los científicos intentan explicar el origen del Universo con diversas teorías. Las más aceptadas son la del Big Bang y la teoría Inflacionaria, que se complementan:

La teoría del Big Bang

La teoría del Big Bang o gran explosión supone que, hace entre 12,000 y 15,000 millones de años, toda la materia del Universo estaba concentrada en una zona extraordinariamente pequeña del espacio, y explotó. La materia salió impulsada con gran energía en todas direcciones.

Los choques y un cierto desorden hicieron que la materia se agrupara y se concentrase más en algunos lugares del espacio, y se formaron las primeras estrellas y las primeras galaxias. Desde entonces, el Universo continúa en constante movimiento y evolución.

Esta teoría sobre el origen del Universo se basa en observaciones rigurosas y es matemáticamente correcta desde un instante después de la explosión, pero no tiene una explicación para el momento cero del origen del Universo, llamado “singularidad”.


La Teoría inflactoria

La teoría inflacionaria de Alan Guth intenta explicar el origen y los primeros instantes del Universo. Se basa en estudios sobre campos gravitatorios fortísimos, como los que hay cerca de un agujero negro.

Supone que una fuerza única se dividió en las cuatro que ahora conocemos, produciendo el origen al Universo.
El empuje inicial duró un tiempo prácticamente inapreciable, pero fue tan violenta que, a pesar de que la atracción de la gravedad frena las galaxias, el Universo todavía crece. No se puede imaginar el Big Bang como la explosión de un punto de materia en el vacío, porque en este punto se concentraban toda la materia, la energía, el espacio y el tiempo. No había ni “fuera” ni “antes”. El espacio y el tiempo también se expanden con el Universo.

Ninguna de estas dos teorías se ha confirmado por lo que todavía queda en el aire el verdadero origen del universo, lo que es un hecho es que se formó desde hace 15,000 millones de años y sigue en expansión.

 

EL universo para que lo descubras

El pasado 2 de julio se inauguró la exposición “EL universo para que lo descubras” en el centro comercial Plaza Loreto en la Ciudad de México, en un esfuerzo de la UNAM y Grupo Carso para difundir la astronomía durante este año Internacional de la Astronomía 2009.

La exposición estuvo vigente durante todo el mes de Julio y abrió una ventana al cosmos mediante charlas, talleres, teatro guiñol, observaciones astronómicas, una excelente muestra fotográfica y exhibición de videos.

Líneas Ópticas Victorinox coordinó la demostración de equipos ante el público asistente donde dimos a conocer nuestros más novedosos modelos y cómo se manejan, al tiempo que se realizaron observaciones para permitir a la gente conocer más sobre el funcionamiento y desempeño de nuestros equipos.

Este tipo de eventos consolida nuestra imagen de líderes en el mercado y seguro despertará el interés por la astronomía en un mayor número de personas, quienes al pensar en adquirir un equipo, ahora lo harán teniendo nuestras marcas en mente.

 

Sabías qué?

Velocidad de la luz:
1 año luz es igual a:
Distancia del sol a la tierra:
Distancia de la tierra a la luna:
Diámetro de la tierra:
Diámetro del sol:
Diámetro de la luna:
El universo se formó hace:
La tierra se formó hace:
El sol se formó hace:
Temperatura exterior del sol:
Temperatura de las manchas solares:
Temperatura interior del sol:
La mancha roja de Júpiter mide:
Órbita de la luna:
300,000 km X seg
9.5 billones de kms
150 millones de Kms – 8 min (velocidad luz)
384,400 kms X seg– 1.3 seg (velocidad luz)
12,800 km
1,400,000 km
3,476 km
15,000 millones de años
4,500 millones de años
4,650 millones de años
6,000 °C
4,000 °C
15,000,000 °C
30,000 km de diámetro
27 días y un tercio

Vía Lactea

Si existiera una autopista hasta la Luna, viajando a 70 MPH nos tomaría 135 días en llegar.
La vía Láctea es una de las 30 galaxias que componen nuestro grupo local y contiene alrededor de 100,000 millones de estrellas y su diámetro es de 100,000 años luz.
El grupo local, es un grupo de galaxias que forma parte de un conjunto gigantesco llamado supercúmulo de virgo.

Sandra Perlasca Carbajal
Líneas ópticas
01(222)266-83-30 ext 121
sperlasca@victorinox.com.mx

 

Marte del tamaño de la Luna?

¿MARTE DEL TAMAÑO DE LA LUNA?

Durante los últimos días hemos recibido muchos correos preguntándonos por una noticia que ha estado circulando en Internet y que declara que el próximo 27 de Agosto Marte se verá del mismo tamaño de la luna. Esto es totalmente falso y para aclararlo los invitamos a leer el artículo que al respecto nos comparte el Dr. Héctor Bravo.

Marte del tamaño de la Luna

Recordemos que tanto Marte como la Tierra giran alrededor del Sol en la misma dirección. Mientras que a nosotros nos toma 1 año recorrer toda nuestra orbita, a Marte le toma casi 2 años terrestres recorrer la suya (1.88 años para ser más precisos). Eso implica que tenemos acercamientos con Marte bastante a menudo, de hecho, podemos decir -grosso modo- que cada dos años podemos saludarnos de cerca (menos de 100 millones de kms). Dado que las orbitas de todos los planetas son no-circulares sino elípticas hay ocasiones en que el acercamiento entre planetas es mayor. Pero a decir verdad, las orbitas planetarias son (en su mayoría) muy cercanas a la forma circular, de modo que las diferencias son mínimas entre los acercamientos sucesivos. Hace pocos años (en agosto de 2006 si mal no recuerdo) tuvimos el mayor acercamiento entre Marte y la Tierra en muchos años pero aun así, a simple vista, la diferencia era totalmente imperceptible. Claro, salvo para los observadores consuetudinarios quienes notaban claramente que Marte estaba más brillante que de costumbre. Pero nada más!

Proporción tamaños Luna y Marte relación distancia Luna-Marte

Ahora unos pocos números (bien redondeados):

Diámetro
(kms)
Distancia mínima a la Tierra
(kms)
Tamaño angular
(minutos de arco)
Tierra 12,500
Luna 3,500 380,000 31.0
Venus 12,000 42 millones 1.0
Marte 7,000 75 millones 0.3

Esto implica que, aunque Marte es 2 veces más grande que la luna, en su punto más cercano a la Tierra, Marte esta 200 veces más lejos de nosotros que la Luna!! Lo que implica que es unas 100 veces más pequeño!! Ya nos va quedando claro que la comparación de tamaños entre ambos es (por decir lo menos) bastante absurda.

Para entender mejor lo que significan los tamaños angulares de la tabla de arriba, imaginemos tres monedas de 10 pesos (digamos de 2.5 cm de diámetro). La primera la ponemos a una distancia de 3 metros de nuestros ojos: ese es el tamaño aparente de la Luna. Por eso podemos saber si miramos el lado de "águila" o el de "sol". La segunda moneda la alejamos 86 metros (casi el largo de un campo de fut): ese sería el tamaño de Venus. La ultima moneda la alejamos 286 metros (casi 3 campos de fut): ese seria Marte!

Mientras que a la Luna podemos verle los cráteres a simple vista, todos los planetas (y las estrellas) nos parecen solo puntos luminosos, debido a que no tenemos la suficiente resolución con nuestros ojos para verlos en detalle. En realidad no podemos ver una moneda de 10 pesos a 300 metros de distancia, lo que vemos es solo el reflejo de la luz solar sobre la superficie de los planetas.

Sin embargo, con ayuda de telescopios incluso de tamaño modesto, sí podrán disfrutar de una vista interesante de Marte y podrán distinguir su disco planetario (y aun mejor, verán Saturno, que esta espectacular en estos días).

En conclusión, no te dejes engañar, Marte nunca se podrá ver del tamaño de la luna.

Dr. Hector Bravo Alfaro
Departamento de Astronomía
Universidad de Guanajuato, México

 

Ecuador Terrestre y Ecuador Celeste

¿Sabes la diferencia entre ECUADOR TERRESTRE Y ECUADOR CELESTE?

ECUADOR TERRESTRE

Es el plano perpendicular al eje de rotación del planeta y que pasa por su centro. El ecuador divide la superficie del planeta en dos partes, el Hemisferio Norte y el Hemisferio Sur. La latitud del ecuador es, por definición, de 0º. El plano del ecuador corta la superficie del planeta en una línea imaginaria situada a la mitad exacta de los polos. El ecuador de la Tierra mide 40.075,004 km. La superficie de la Tierra cruzada por el ecuador es mayoritariamente oceánica. Sin embargo, atraviesa los continentes de Asia, África, América y un archipiélago de Oceanía, cuyos países son: Ecuador, Colombia, Brasil, Santo Tomé y Príncipe, Gabón, República del Congo, República Democrática del Congo, Ruanda, Uganda, Kenya, Somalia, Maldivas, Indonesia, Kiribati.

ECUADOR CELESTE

Es un gran círculo en la imaginaria esfera celeste en el mismo plano que el ecuador y por tanto perpendicular al eje de rotación de la Tierra. En otras palabras, es la proyección del ecuador terrestre en el espacio. Como resultado de la inclinación que presenta el eje de rotación de la Tierra, el ecuador celeste tiene una inclinación de ~23.5° con respecto a la normal al plano de la eclíptica. Los dos puntos de la esfera celeste en los que se corta la eclíptica con el ecuador celeste son denominados equinoccios.

plano ecliptica

 

La Búsqueda de Vida en el Universo

La Búsqueda de Vida en el Universo:
I: Los Orígenes de la Vida en la Tierra

H. Bravo-Alfaro & A. Bravo

Resumen

En este artículo presentamos una síntesis de las distintas posturas científicas que abordan el problema del origen de la vida en la Tierra, y de su extrapolación a la cuestión de la existencia de vida extraterrestre. Para ello hacemos un repaso de los principales descubrimientos astronómicos relacionados con el tema, y que a su vez dieron lugar a la bioastronomía, una disciplina que se encuentra en fase de consolidación. Por último, analizamos el férreo y muy actual debate entre dos posturas antagónicas que abordan la existencia de vida extraterrestre: la aleatoriedad y el determinismo.

1. Introducción

A pesar de que muchos comerciantes de los medios y pseudo periodistas insistan en lo contrario, hasta el día de hoy no contamos con evidencia científica alguna de la existencia de cualquier tipo de vida -primitiva o inteligente- fuera de la Tierra. Inmediatamente después de dejar caer esta pesada aseveración a lo largo de varias conferencias, la siguiente pregunta del público es casi obligada: “¿Implica que estamos solos en nuestra galaxia?” O, “¿somos los únicos habitantes inteligentes en el vasto universo conocido?” La respuesta correcta a esta genuina inquietud es: No lo sabemos aún. Sin embargo la astronomía moderna asume una postura objetiva al respecto: la inexistencia de evidencia no implica evidencia de inexistencia. Y por ello se ha lanzado, con mayor o menor ahínco dependiendo de la época y el financiamiento, a la búsqueda de vida primitiva e inteligente fuera de nuestro planeta.

Hasta mediados del S. XX, un gran porcentaje de los científicos apoyaban la hipótesis de que era altamente probable que hubiera vida en muchos otros sitios del universo, e incluso dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Sin embargo, conforme nuestro conocimiento del cosmos y la evolución biológica se hace más profundo, también nos hemos ido convenciendo que la vida inteligente puede ser mucho menos frecuente de lo que se creía, por ejemplo, hasta la década de 1960.

Pero a pesar de todo, y dada la importancia fundamental que esta pregunta tiene para el género humano, al menos podemos sentirnos afortunados de vivir en esta época, ya que pertenecemos a las primeras generaciones que pueden afrontar la cuestión del origen de la vida, y la búsqueda de la misma fuera de nuestro planeta, con un sólido respaldo científico y tecnológico. Esto a pesar de que, irónicamente, hoy en día no tenemos todavía un pleno conocimiento del origen y evolución de la vida en la Tierra misma. Pero al menos, gracias a toda una gama de ciencias (principalmente la astrofísica, física, biología y química, por mencionar sólo algunas) hemos logrado establecer las condiciones que imperaban en el planeta durante las etapas tempranas de vida, hace más de tres billones de años (emplearemos aquí el término billón como equivalente a mil millones). En ello han contribuido también, en gran medida, las exploraciones espaciales de la Luna, de nuestros planetas vecinos, de asteroides y cometas, y el avanzado conocimiento de la formación y evolución del Sol y de las estrellas en general.

Este artículo busca justamente describir, de manera muy breve, la situación actual de las investigaciones en esta nueva ciencia, la astrobiología (en ocasiones llamada también exobiología o bioastronomía). Para ello dejaremos en claro las dos tendencias principales que guían el espíritu de búsqueda en este campo, las cuales dan lugar al debate comúnmente llamado en inglés chance and necessity: Por un lado (chance) tenemos la teoría que supone que la aparición de la vida es un hecho completamente aleatorio. Y por el otro está la postura que descarta que la vida sea un producto del azar y consideran que la vida es, en cierta forma, la conclusión obligada de la evolución, lo que conlleva cierto grado de determinismo.

A lo largo de este breve artículo revisaremos primero las dos principales teorías sobre la aparición de vida en la Tierra: la panspermia y la síntesis orgánica (Sección 2), y mencionaremos algunos de los principales descubrimientos astronómicos relacionados con el origen de la vida. En la Sección 3 analizamos el debate chance and necessity, y mencionamos a algunos de sus principales representantes. En la última parte (Secc. 4) presentamos algunas reflexiones a las que nos lleva el análisis de estos temas y más de un siglo de estudio y descubrimientos en el campo de la astrobiología.

2. Síntesis orgánica vs. Panspermia

La vida en nuestro planeta tiene una historia singular, llena de misterios y fenómenos, algunos de los cuales pueden ser explicados desde el punto de vista de la físico-química moderna. Sin embargo, hay algunos hechos que no se han podido aclarar del todo y seguirán siendo objeto de profundas discusiones en diversos campos del conocimiento, desde la astrofísica hasta la biología, pasando por el fértil campo de la filosofía moderna.

En los primeros años del S. XX el químico sueco Svante Arrhenius propuso la teoría de la panspermia, en donde especies de “semillas” de vida eran rociadas de planeta en planeta, y de estrella en estrella, propulsada por presión de radiación. Esta hipótesis nunca fue realmente aceptada y fue prácticamente dejada en el olvido hacia los años 20. Mucho mayor impacto tuvo la teoría química del origen de la vida, que nació en la misma década. Hoy en día es ampliamente aceptado que todo comenzó con una larga evolución molecular en los mares y la atmósfera primitivos del planeta. La teoría química del origen de la vida, publicada por el bioquímico Alexander I. Oparin (El origen de la Vida, 1923), proponía que este problema debía ser explicado enteramente bajo las leyes de la física y la química, aplicadas a las condiciones que prevalecieron en la Tierra en sus tiempos primitivos. O dicho en otras palabras, que la vida podía provenir de substancias no vivas. En su obra, Oparin propuso una evolución molecular que dio lugar a ciertos agregados moleculares complejos, que bautizó como coacervados, que aparecieron hace unos 3,800 millones de años, intercambio materia y energía con su entorno. Estos coacervados serían una combinación de aminoácidos y azúcares que en los mares primitivos pudieron crecer en complejidad aun sin la presencia de membranas bien diferenciadas. Estos compuestos tenderían a formar moléculas mayores y más complejas, resultando más tarde en las primeras cosas vivientes.

Curiosamente, las potenciales implicaciones extraterrestres de la teoría de Oparin permanecieron ignoradas por décadas, hasta el famoso experimento Urey-Miller de 1953, quienes produjeron aminoácidos a partir de una mezcla de compuestos químicos y condiciones físicas que ellos consideraron similares a las imperantes en la Tierra primitiva. De hecho, la posibilidad que procesos similares ocurrieran en otros sitios del universo era innegable. Esto fue notado por el biólogo George Wald, quien lo publicó en 1954 en Scientific American. A finales de los años cincuenta, teorías de panspermia modificadas volvieron gradualmente a ser consideradas; ya no como semillas de vida volando por el espacio, sino más bien químicos prebióticos viajando en nubes moleculares y/o en cuerpos sólidos, tales como meteoritos y cometas. Durante las últimas décadas del S. XX se acumuló evidencia observacional de moléculas orgánicas complejas en meteoritos, cometas, hielo en anillos planetarios, atmósferas de los planetas jovianos y sus satélites, y nubes moleculares del medio interestelar. Todo ello apuntaba a que la naturaleza era más que prolífica en la generación de la química de la vida, y al mismo tiempo dio lugar a la hipótesis de que la síntesis orgánica, cuyo origen fue postulado por Oparin en la atmósfera primitiva de la Tierra, pudiera haber ocurrido aún antes de la formación de nuestro planeta, en otros sitio del universo, y luego haber sido depositados aquí mediante impactos de diversos objetos (Fig. 1).

Asteroide Ida
Fig. 1 Imagen del asteroide Ida,
de casi 60 km de largo, y de su satélite Dactyl,
obtenida por la sonda Galileo.


Aquí vale la pena mencionar que los primeros descubrimientos de materia orgánica proveniente del espacio se hicieron desde la primera mitad del S. XIX. En 1834 el químico J. J. Berzelius encontró carbón en algunos meteoritos, aunque ya era conocido también que dichos objetos (hoy conocidos como condritas carbonaceas) eran los más raros entre los meteoritos. Hubo que esperar más de un siglo para que Melvin Calvin reportara, en 1960, la presencia de materiales orgánicos complejos en meteoritos, algunos de los cuales (citosina) forman parte de la base de la molécula de DNA. El meteorito en estudio había caído años antes, lo cual daba lugar al debate de la contaminación, pues todos los objetos en los que se había encontrado moléculas complejas, tenían varias décadas de haber sido encontrados. Entonces un hecho singular vino a generar un gran avance en este estudio. En 1969 se reportó el impacto de una condrita carbonacea en Australia, lo que permitió, por primera vez, el estudio de un objeto con el menor grado de contaminación posible. El estudio, que se llevó a cabo en el Ames Research Center de la NASA, arrojó hallazgos contundentes: 74 aminoácidos, 55 de los cuales no eran conocidos en la Tierra. Esto relanzó la teoría de que la vida se pudo originar fuera de nuestro planeta. El anuncio hecho en 1996, no sólo de moléculas orgánicas, sino de posible vida fósil en el meteorito de origen marciano ALH 84001, lanzó el interés en la panspermia a nuevas dimensiones. Aunque el cómo los materiales cometarios y de asteroides afectaron el origen de la vida en la Tierra sigue siendo obscuro hasta nuestros días.

meteorito meteorito
meteorito meteorito
Fig. 2 Distintos tipos de meteoritos.
Estos se clasifican, según su composición, en rocosos, rocoso-férricos,
ferrosos y condritas carbonaceas.


En paralelo, y sobre todo con el avance de la radio astronomía, hacia 1970 se habían descubierto moléculas orgánicas tales como amoniaco (NH3) y formaldeido (H2CO). Hacia principios de los anos 1990, más de 60 especies de compuestos orgánicos habían sido identificadas en nubes moleculares, incluidos hidrocarburos policíclicos aromáticos, detectados en infrarrojo. A lo largo de los años 70 se tenía evidencia de aminoácidos en meteoritos, y de otros compuestos orgánicos en cometas y en las atmósferas de planetas jovianos y algunos satélites. De hecho, hacia fines del siglo pasado, podría hablarse de un consenso sobre el que la fuente de material orgánico para el desarrollo de la vida en la Tierra tuvo su origen en el espacio exterior. En la Figura 3 se presenta un esquema, generalmente aceptado, sobre la llegada de ese material a la Tierra. Cabe mencionar que los elementos químicos que dieron lugar a las nubes moleculares de la Fig. 3, tuvieron su origen en el interior de las estrellas de primeras generaciones (conocidas en astrofísica como estrellas de Población II).


Fig. 3 Relación entre el origen de compuestos orgánicos y las distintas trayectorias que pudieron seguir en su camino a la Tierra (basado en un trabajo de Levasseur-Regourd, en Bioastronomy, Heidmann & Klein eds. 1991, p. 110. Spirnger Verlag.).

Con la evidencia observacional disponible, científicos como Carl Sagan y Christopher Chyba, aceptaban que el depósito de elementos orgánicos de origen extraterrestre podía haber tenido un rol importante en la aparición de la vida en la Tierra. Y otros astrónomos fueron aún más lejos: Fred Hoyle y sus colaboradores desarrollaron varias teorías durante los 70 y 80, en las que descartaban la síntesis orgánica del tipo Miller & Urey por considerar que no jugó un papel importante dadas las condiciones existentes en la época de la aparición de la vida en la Tierra. De sus observaciones espectrales en nubes de polvo interestelar, ellos reportaron que parte de su composición sería a base de celulosa, que es uno de los componentes de la madera y una de las substancias más abundantes en nuestro planeta. A pesar de que sus resultados fueron considerados por sus detractores como ciencia ficción, el concepto general de que algunos eventos ocurridos en el espacio exterior afectaron el origen y evolución de la vida en la Tierra, ya era ampliamente aceptado. Todo esto a pesar de que, aunque la eficiencia de la naturaleza para desarrollar la química prebiótica estaba más que demostrada, ningún resultado se acercaba todavía a lo que conocemos como vida aquí en la Tierra.

3. El umbral entre astrobiología y filosofía: azar vs. determinismo

Evidentemente la pregunta: “¿Qué es la vida?” es, en sí, todo un tema de discusión que va más allá del alcance de este artículo. Desde el S. XIX se ha debatido a quién, si al protoplasma, las enzimas, los virus, los genes o las células, se le puede ya colgar la etiqueta de “cosa viva”. La cuestión de la naturaleza de la vida se vuelve aún más compleja si se aplica al contexto extraterrestre. Por ejemplo, si algunas bacterias extremófilas aquí en la Tierra nadan en ácido, parecen alimentarse de sulfuro y producen metano, ¿qué se puede esperar en otro planeta? Por lo anterior, ya en las últimas décadas, la vida dejó de definirse en términos de un “metabolismo normal”. La cuestión filosófica sobre el origen de la vida es, de hecho, una de las más antiguas en filosofía. Ya el atomista Demócrito escribió que todo lo que existe en el universo es el fruto del azar y la necesidad. En la época moderna y a lo largo del S. XX encontramos reflejadas ambas posturas, a menudo antagónicas. Por ejemplo, el astrónomo británico Harold Spencer consideraba que la vida necesariamente aparece dados los elementos que se requieren, y escribió en 1940 algo así como: “Parece razonable suponer que, siempre que en algún lugar del universo aparezcan las condiciones adecuadas, la vida inevitablemente aparecerá.” En el mismo lado del debate encontramos al químico Melvin Calvin, quien concluía que todo lo que se requiere para estimar la probabilidad de vida celular en el universo, es conocer el número de planetas con condiciones similares al nuestro. Esta postura que considera que la vida (dadas las condiciones físico-químicas) es un producto necesario de la evolución, es muy aceptada entre muchos biólogos y exobiólogos que trabajan en la síntesis prebiótica. Algunos de sus partidarios más famosos, como Iosef S. Shklovskii y Carl Sagan, mostraron claramente en qué campo estaban sus simpatías (ver su obra Intelligent Life in the Universe, 1966) al apoyar decididamente los proyectos de búsqueda de vida inteligente extraterrestre (SETI por sus siglas en inglés).

Pero otros científicos, con no menos prestigio, asumieron decididamente una postura distinta. El paleontólogo W. D. Mathew consideraba que, en el contexto extraterrestre, las probabilidades de aparición de vida eran extremadamente pequeñas. Él se basaba, a su vez, en el trabajo del científico francés Lecompte du Noüy, quien estimó que el tiempo necesario para formar una simple molécula de proteína, dadas las condiciones necesarias y considerando sólo procesos aleatorios, es de 10243 billones de años! (es decir, 10243 órdenes de magnitud más tiempo que la edad de la Tierra). Y aún más -subrayaba du Noüy- esta simple molécula se encuentra muy lejos de la vida y mucho más de formas complejas e inteligentes de la misma. De cualquier modo él consideraba que las leyes probabilísticas empleadas en física no se aplicaban a fenómenos biológicos, por lo que llevó (con mucho éxito) los resultados de su trabajo al campo teológico, afirmando que los resultados de su trabajo conducían inevitablemente a la idea de dios. Por ello su obra (Human Destiny, 1947) se volvió más influyente que todos los artículos científicos del tema de su época juntos.

No debemos olvidar que, al final, la gran mayoría de los humanos simpatizan en general con la idea del destino humano de du Noüy. La mayoría prefiere creer que la vida, y la humanidad en sí misma, es necesaria e inevitable como fin último de la evolución del universo. Todas las religiones y muchas corrientes filosóficas realizan desesperados esfuerzos por argumentar en contra de la aleatoriedad de nuestro origen.

En la misma dirección del cálculo de probabilidades de du Noüy, el bioquímico Robert Shapiro y el físico Harold Morowitz, estimaron que la probabilidad de generación aleatoria del organismo más simple, la bacteria, era muchos órdenes de magnitud todavía menor que la obtenida por du Noüy.
Por su parte, el biólogo francés Jacques Monod (quien obtuvo con sus colegas el premio Nobel en 1965) también consideraba que las probabilidades de repetir la aparición de la biosfera terrestre son prácticamente cero. Pero, a diferencia de du Noüy, prevenía sobre cualquier sentimiento de predestinación de la humanidad, o de cualquier conclusión de índole teológica, con las cuales estaba en desacuerdo.

El debate entre aleatoriedad y determinismo adquiere dimensiones mayores cuando se le aplica al tema de la evolución de la vida después de su origen. Un trabajo muy interesante al respecto, realizado a mediados del S. XX, fue publicado por Harold F. Blum, quien agregaba el ingrediente de las leyes de la física a sus investigaciones. Tomando en cuenta la segunda ley de la termodinámica, concluyó que ésta impone serias restricciones a las opciones de la evolución biológica. Recordemos que esta ley dicta que el universo (y todo sistema termodinámico en su interior) tiende al desorden, es decir, al aumento de la entropía. Al considerar a los organismos como sistemas termodinámicos, sugería que debíamos ser muy cuidadosos al creer que la vida podía generarse en cualquier sitio del universo, esto debido a la complejidad de los sistemas vivos, a las restricciones que impone la física, y a los aparentes accidentes que han ocurrido a lo largo de la evolución de la vida.
Algunos otros elementos externos a la Tierra vienen a apoyar la postura escéptica de esta cuestión. Primero, la posición única de la Tierra dentro del sistema solar. Segundo, el papel de los asteroides acarreando material primigenio. Tercero, el rol de Júpiter para evitar que, una vez que la vida se había instalado en el planeta, las colisiones de asteroides y cometas masivos la destruyeran por completo. Cuarto, la presencia de la Luna, generando un singular sistema de planeta doble, en el cual ésta parece haber jugado un papel fundamental para estabilizar algunos parámetros de la dinámica terrestre, indispensables para la aparición de la vida en nuestro planeta.

4. Reflexiones finales

En resumen sólo podemos agregar que, una vez que se ha profundizado en la evolución de la complejidad biológica, los grandes avances de la astrofísica no han ofrecido todavía evidencias determinantes sobre la posibilidad de vida extraterrestre, aún en formas primitivas. Los compuestos orgánicos en asteroides, cometas y nubes moleculares siguen perteneciendo al área prebiótica. Y las esperanzas de hallar meteoritos con remanentes (fósiles) de bacterias aún no se concreta. En la misma dirección ocurrieron los resultados arrojados por las sondas que han explorado el suelo de Marte. De hecho, la transición de la zona de aminoácidos (ya obtenidos por síntesis artificial) a la de protocélulas, proteínas y RNA, sigue sin ser comprendida; no se hable ya del paso de esta etapa a la del metabolismo, estructura celular compleja, y la inteligencia.

En este sentido podemos afirmar que la premisa arrojada por el modelo de síntesis orgánica (Oparin y Urey-Miller) de que la evolución biológica en la Tierra fue el paso natural subsiguiente a la evolución química (como el día sigue a la noche), ya no tiene el nivel de aceptación que tuvo hace medio siglo.

superficie marciana
Fig. 4 Imagen de la superficie marciana obtenida por el Viking 1, en julio de 1976.

Los detractores de los proyectos de búsqueda de vida extraterrestre subrayan que varias de las suposiciones de base de la exobiología y los proyectos SETI, muy bien podrían ser falsos. Pero aunque en eso tienen razón, el bando opuesto se defiende respondiendo que, de cualquier modo, no es posible demostrar que esas premisas son falsas.

En este debate se ha llegado incluso a calificar a la exobiología, no sin cierto menosprecio, como una “ciencia” que aún tiene que demostrar que su objeto de estudio existe. Pero aquí debemos subrayar también que otras disciplinas de vanguardia no tenían, al inicio, la segura existencia de sus objetos de estudio. Basta mencionar la búsqueda de ondas gravitacionales o el monopolo magnético, solo como ejemplos contemporáneos en física.

Algo que debemos reconocer es que la exobiología nos ha mostrado, sólo una vez más, como funciona la búsqueda de conocimiento cuando es empujada a los límites de la ciencia. Pero aún sus detractores deben reconocer que la unión de la astrofísica y la búsqueda biológica extraterrestre nos ha llevado, en menos de un siglo, a demostrar que: (a) no existe inteligencia ni vegetación en Marte (Fig. 4) o Venus; (b) existe una enorme cantidad de planetas alrededor de estrellas de distintos tipos; (c) comprender mejor los mecanismos de formación de los planetas; (d) que el medio interestelar contiene moléculas orgánicas complejas que pueden servir como elementos para dar origen a la vida; (e) que no hay miles de civilizaciones en la vecindad solar enviándonos mensajes cotidianos por ondas electromagnéticas, al menos en la banda de 21cm del hidrógeno atómico.

Con base en todo este avance del conocimiento, los partidarios de continuar la búsqueda de vida fuera de nuestro planeta basan sus esfuerzos –como afirmara Carl Sagan en Los Dragones del Edén- en que el empirismo vale más que la pura especulación.

Dr. Héctor Bravo-Alfaro
(hector@astro.ugto.mx)
Investigador del Departamento de Astronomía de la Universidad de Guanajuato.
Miembro del Sistema Nacional de Investigadores.


Dr. Angel Bravo
(abravo58@puebla.megared.net.mx)
Prof. de Biología de la Esc. Preparatoria Benito Juárez,
Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.


*Artículo publicado en Revista "Ide@as CONCyTEG", Vol. 38, Pag 6. Agosto 2008"

 

La Luna de mayor tamaño

¿Porqué al encontrarse más cerca del horizonte la luna se ve de mayor tamaño?

La explicación más común es el efecto Ponzo, que en esencia dice que el cerebro juzga el tamaño de las cosas de acuerdo al fondo en que se observa, es decir, al estar la luna en el horizonte el cerebro la considera más lejana y por lo tanto cree que es más grande que si la tuvieras a alguna elevación mayor. Esto explica el porque crees ver este efecto en las fotos pues el cerebro sigue juzgando el tamaño a partir del entorno, si realmente mides el tamaño (y tomas las 2 fotos bajo las mismas condiciones de la cámara) verás que el tamaño es el mismo.

Ahora, si bien hay un consenso de que se trata principalmente de un efecto psicológico en la práctica verás que hay varias propuestas para explicar el efecto de las cuales el efecto Ponzo es la más popular.

Saludos!!!

Sandra Perlasca Carbajal
Líneas Ópticas
sperlasca@victorinox.com.mx